Gastronomía

Correo electrónico Imprimir PDF

De gran riqueza gastronómica, la cocina autóctona de Villuercas Ibores Jara brilla por la utilización de productos totalmente naturales para la elaboración de platos típicos.

Las características más notables se aprecian en sus carnes, vinos, quesos, aceites, castañas y dulces, en su mayoría elaborados con productos naturales y endulzados con miel de calidad, la protegida con la D.O. “Miel Villuercas – Ibores”. El queso, también con D.O.P. “Queso Ibores”, garantiza la más alta calidad en los productos agroalimentarios de la zona, contando en el caso del queso, con un reconocimiento internacional en las cocinas del mundo por sus especiales propiedades organolépticas.

En cuanto a las verduras, las judías verdes, por producirse en la zona, son bastante apreciadas, además de otras que se cultivan y nos regalan platos tan sencillos y saludables como el gazpacho o el ajoblanco.

La orografía del terreno de la comarca permite la recogida de numerosos productos silvestres como setas, espárragos trigueros, criadillas, cardillos, etc. Con ellos se elaboran tradicionales recetas que evocan a tiempos pasados.

En Guadalupe, fruto de la herencia monacal, se realizan exquisitos platos que utilizan como base el bacalao.

Respecto a los platos de carne, destacan aquellos elaborados con productos derivados de la actividad cinegética como el venado, carne muy apreciada por su gusto y su ternura.

El invierno es la época de la matanza del cerdo, aprovechando las familias todo lo posible las diferentes partes del animal para su degustación. Son famosas las morcillas de Guadalupe o las de calabaza. Además son famosos los guisos con cerdo y con ternera, estos últimos preparados a la brasa. Típicas como en el resto de la región son las Migas Extremeñas, que se comen sobre todo en invierno en las casas de nuestra comarca.

En cuanto a los dulces, la gastronomía de Villuercas Ibores Jara nos regala perrunillas, bollería artesana, dulces hechos con miel y piñones y otros menos elaborados como los pestiños.

La gastronomía de esta zona de la región, además de las dos denominaciones del queso y la miel, destaca por la calidad de sus vinos (Denominación de Origen Ribera del Guadiana), de su cordero (Indicación Geográfica Protegida Corderex), carnes de ternera (Indicación Geográfica Protegida Ternera de Extremadura), y de su jamón (Denominación de Origen Dehesa de Extremadura).