Naturaleza

Correo electrónico Imprimir PDF

Declarado como Geoparque Villuercas Ibores Jara, el territorio, de carácter montañoso, atesora una riqueza natural de valor incalculable compuesta por más de veinte espacios naturales protegidos entre RENPEX, RED NATURA 2000 y otras figuras de protección.

Encontramos un amplio catálogo de hábitats y especies, algunas de ellas endémicas. Por su exclusividad destaca el Loro (Prunus Lusitanica), una especie arbórea relicta de la era terciaria que ha sobrevivido en esta zona en las profundidades de barrancos y áreas umbrosas, siempre próxima a los cursos de agua. Asimismo afloran numerosos tipos de orquídeas forestales, peonías y algunas plantas carnívoras en las profundidades de las turberas de la Sierra del Hospital del Obispo. En cuanto a la fauna sobresalen comunidades de murciélagos, especies cinegéticas (ciervos, jabalíes y corzos) y numerosas aves protegidas que convierten a este espacio en un paraíso ornitológico.

La comarca presenta una gran superficie de monte mediterráneo donde se alternan encinas, alcornoques y quejigos con un denso matorral. En zonas peniaplanadas aparecen tradicionales y productivas dehesas, mientras en que las más elevadas predominan roquedos y densos bosques caducifolios de melojos y castaños, además de masas forestales de pinos y eucaliptos. Los ecosistemas de ribera juegan un papel fundamental en el mantenimiento de la biodiversidad, ya que la comarca se encuentra surcada por múltiples ríos y arroyos que nacen en esta cadena montañosa que establece la divisoria de aguas entre las cuencas del Tajo al norte y la del Guadiana al sur.

Respecto a su relieve, presenta una morfología de tipo apalachense, conformado por una sucesión de sierras y valles paralelos con una orientación NO-SE (dirección hercínica). Se trata de un relieve residual muy primitivo, emergido y plegado durante la era paleozoica y erosionado en posteriores periodos hasta mostrar el aspecto actual de elevados y potentes crestones cuarcíticos entremezclados con labrados y profundos valles pizarrosos. Además de los numerosos plegamientos (anticlinales y sinclinales) y fallas, el Geoparque cuenta con una importante geodiversidad donde destacan fósiles, cavidades kársticas, rañas, pedreras, minas, desfiladeros, etc. En total se compone de más de 40 geositios de diversa naturaleza.