Demografía

Correo electrónico Imprimir PDF

La comarca Villuercas Ibores Jara se compone de un total de 26 núcleos de población (19 municipios y 7 entidades locales menores). La evolución histórica de la población de la comarca en la segunda mitad del siglo XX ha sufrido un marcado receso de sus efectivos debido a muy diferentes causas, que provocaron que en la  totalidad de los municipios hayan disminuido sus habitantes, incluso hasta en la mitad, tendencia regresiva que continua en la actualidad.

Su amplia extensión de terreno (2544,4 km2) y su bajo número de habitantes hacen que esta comarca posea una escasa densidad de población, muy inferior a la media nacional y autonómica.

Tomando como referencia la población de la comarca del año 1900 (30329 personas), durante las cuatro primeras décadas del siglo XX la población aumenta a medida que pasa el tiempo, hasta lograrse un máximo de población en los años ´50, fecha en la cual la población alcanza la cifra de 43113 personas, más de un 42% de población de la existente en el principio de siglo. A partir de la segunda mitad de siglo XX hasta nuestros días el  total de la población en los municipios ha ido disminuyendo paulatinamente, de forma que en el 1991 la población era casi un 40% menor de la existente en 1900.

Si se toma como referencia de la población de principios del siglo XX, la población  del año 2011 es de aproximadamente la mitad, es decir si la población del 1900 fue de 30329 individuos, la del año 2011 es de 14551.

Del análisis pormenorizado de la pirámide de edades de la comarca de Villuercas Ibores Jara se observa que se trata de una población claramente envejecida, con una baja tasa de natalidad y en la cual la población joven representa un porcentaje pequeño frente a la población de edades de jubilación o próximos a ella. Es decir, la base de la pirámide es extremadamente débil en comparación con los segmentos superiores. Ello representa un serio problema en el futuro, donde habrá un grupo mayor de población madura que pase a formar parte del grupo de población de la tercera edad frente al de jóvenes que pase a población madura, con lo que las tasas de dependencia aumentarán considerablemente con todos los riesgos que ello conlleva, acrecentando el problema del relevo generacional.