Navatrasierra

Correo electrónico Imprimir PDF

navatrasierra vistas malagon

El pueblo de Navatrasierra se constituyó como Entidad Local Menor en el Término Municipal de Villar del Pedroso el 17 de Septiembre de 1985.

Está situado al Sur-Este de la provincia de Cáceres y su término municipal está delimitado geográficamente por dos escarpadas sierras, la sierra de Altamira al Nor-Este y la sierra del Hospital del Obispo al Sur-Oeste formando parte, la primera, de la comarca de “La Jara Cacereña”, y la segunda de la comarca de las Villuercas-Ibores. Se encuentra enclavado en la parte Oeste de la sierra de Altamira, más concretamente en la Solana de esta sierra. Limita al Este con el término municipal de Mohedas de la Jara y Carrascalejo, limitando al Norte también con este último, Villar del Pedroso y Valdelacasa, al Oeste con Castañar y Navalvillar de Ibor y al Sur con La Calera y Alía.

Navatrasierra nace a finales del siglo XV con los asentamientos de colmeneros que darían origen a los primeros caseríos de la población. Con las posadas de colmenas se inicia la historia de Navatrasierra enmarcada en las Antiguas Tierras de Talavera y paralela al Camino Real de Guadalupe, en cuyo territorio se ubicaban tres ventas del camino Real, la primera situada en el Valle de la Venta, cerca del puerto de Arrebatacapas, la venta de la Magdalena situada en las faldas de la sierra del Hospital y por último el Hospital del Obispo, edificado en el año 1501, que sería el más afamado hospital de peregrinos del Camino Real de Guadalupe, por donde pasaron los Reyes Católicos y el emperador Carlos V.

Repartidos por toda la geografía que abarca el término existen muchos rincones de incomparable belleza. El más representativo quizá sea el Valle del Hospital, que se encuentra situado a unos 1000 metros de altitud, y que es atravesado por la carretera que va a Guadalupe. Ambas laderas del valle se encuentran cubiertas de robles, formando un amplio y espeso bosque que, unido a la variedad de fauna y flora nos ofrecen un entorno natural único y privilegiado.

Entre sus tradiciones más arraigadas se encuentra la celebración de la fiesta de su patrón Santo Tomás Apóstol, el día 21 de diciembre, en la cual se celebra la misa extremeña y después se saca al Santo en procesión por las calles del pueblo; por la tarde se celebra el ofertorio y posterior ambiente de fiesta al ritmo de jotas y rondeñas.