Fresnedoso de Ibor

Correo electrónico Imprimir PDF

Historia

Rodeada de sierras y enclavada en un pequeño valle formado por el río Ibor y los arroyos Fresnedoso y Torneros se localiza el pueblo de Fresnedoso de Ibor.

Su orografía la forman valles de buena calidad y sierras con topografía agreste de las que destacan las sierras de Torneros, Gallega o Pimpollar, con una vegetación autóctona marcada por la presencia del bosque mediterráneo, con encinas y alcornoques junto a especies de matorral como la jara o la aulaga.

En cuanto a los orígenes del pueblo tenemos que remontarnos a la prehistoria para localizar sus primeros elementos históricos. Su antigüedad es notoria, pues las primeras manifestaciones de la presencia humana en la zona datan del Neolítico, cuyas evidencias se componen de hachas y piedras de rayo. De la Edad de Bronce destacamos el dolmen de El Gambete o Los Tres Mojones, que separa los términos municipales de Castañar de Ibor, Bohonal de Ibor y Peraleda de San Román.

Los primeros documentos escritos de la población se localizan gracias al testamento que realizó Alfonso Fernández del Bote. De él sabemos que en 1329 esta villa formaba parte del mayorazgo de Belvís, por lo que su decurso histórico corrió parejo a esta casa, incorporándose, con el tiempo, en virtud de particiones y herencias, al señorío de Deleitosa.

Actualmente su actividad económica es la agricultura y la ganadería, mientras que sus características
orográficas hacen que el terreno se considere desde la antigüedad como el reino de las cabras.

Monumentos Patrimonio

- Iglesia de San Antonio Abad. Siglo XVI
- Ermita de San Matías. Situada al oeste de la población, en un lugar conocido con el nombre de la Herguijuela. Se desconoce la antigüedad de la ermita aunque recientemente, tras su ruina progresiva, se ha procedido a una completa reconstrucción del templo, variando arquitectónicamente su estructura original. Está dedicada a San Matías y a la Virgen de Guadalupe.
- Ermita de San Bartolomé. Está situada en el paraje conocido como el molino de doña Adelaida, en la Sierra de San Bartolomé. Se trata de un edificio construido en mampostería, con refuerzos graníticos en las esquinas de la cabecera. Conserva la planta rectangular que une la nave y la cabecera, pero la bóveda de cañón y su crucería se han desplomado, quedando desnudos sólidos arcos fajones de medio punto fabricados a base de ladrillo.
- Antiguo puente sobre río Ibor. Se trata de los restos de un antiguo puente del que se conserva solo un pilar en pie (junto a la carretera de Bohonal de Ibor). Este está construido con lanchas de pizarra y tiene un tajamar en ambos lados, lo que hace que la planta sea hexagonal. Al lado se ven los otros pilares caídos. El puente no tenía ojos ya que el paso estaba formado por vigas de madera y jara con tierra.
- Pilón-Abrevadero. Situado en la calle Fontanilla, está compuesto por un primer elemento de fuente con murete y pequeño pilón. El abrevadero es de planta rectangular.