Castañar de Ibor

Correo electrónico Imprimir PDF

Historia

Según las referencias históricas del pueblo, la localidad de Castañar de Ibor fue fundada por Fernán Pérez hacia finales del siglo XV. Primero situada en los márgenes del río Ibor y con el nombre de La Avellaneda y luego con el que conocemos actualmente, se cree que su origen está vinculado a los derroteros del ganado y la necesidad de anclar una población para librar a los pastores del asalto de bandoleros y “golfines”. Contaba con unos 170 vecinos que vivían de viñas y olivares. No poseían molinos y sobre todo, se explotaban las minas de hierro, lo que fue una fuente de riqueza para la localidad.

Monumentos Patrimonio

- Cueva de Castañar, declarada Monumento Natural por el gobierno autónomo de Extremadura en los años 70 del siglo XX.
- Ruinas de lo que fue la localidad primigenia: La Avellaneda. Está situada en la margen derecha del río Ibor y quedó despoblada en el siglo XVII. La leyenda popular cuenta que fue debido a una plaga de termitas.
- Pinturas Rupestres de la Cueva del Aguazal, se halla en la finca del mismo nombre. Los habitantes de la localidad la definen como una cueva de acceso muy difícil, por lo que lo más probable es que se necesite de guías para poder visitarla y el permiso de los dueños de la finca.
- El Torreón de los Moros, es uno de los monumentos destacados de la localidad. Se trata de un edificio que está situado en la orilla izquierda del río Ibor. Pertenece a la época islámica y es un monumento dedicado a esta tradición religiosa tan arraigada en nuestro país. De la misma época procede también el conocido como Castillejo, una muralla que encierra los restos de un poblado de orígenes musulmanes.
- Iglesia de San Benito Abad, una preciosa iglesia del siglo XV en la que destaca su retablo y su portada principal.